Elige entre muros y nuevos caminos


"Cuando soplan vientos de cambio, algunos construyen muros. Otros molinos"

Dicen que las crisis producen cambios, y que son excelentes momentos para crecer y modificar espacios vitales, para intentar mejorar y construir nuevas vidas. Son como empujones para atrevernos al cambio que necesitamos, pero que nunca nos atrevemos, para salir de la zona de confort e intentar un nuevo camino.

Unos sueñan con comer, y otros dominan el hambre

Con los sueños de los pobres se alimentan los ricos. O dicho de otra forma. Con los deseos que tenemos los pobres, juegan los que los poseen para tenernos entretenidos y dominados.

Los ricos no odian a los pobres, nos necesitan

Los ricos no odian a los pobres. Nunca los han odiado. Nos necesitan para seguir ellos siendo ricos. Los pobres somos tan necesarios para los ricos como una lavadora o las tostadora del pan de la mañana. ¿Quien odia a su lavadora si funciona bien?

Incluso los ricos a veces creen que los pobres odiamos a los ricos y también es mentira. Si observamos a quien elegimos para gobernarnos…, se puede intuir sin duda que muchos pobres prefieren a los ricos que hacen el papel de Papá Estado y Estricto de forma que consideran perfecta. 

Los ricos y los pobres no nos odiamos, aunque nos separe tanto. Nadie fuera de esta Tierra lo entendería bien.

El señor del café frío a medio consumir

En mi calle tengo a un señor mayor en silla de ruedas que es el paradigma de la escultura humana. Mayor=Escultura=Soledad. Un señor sin color pero que es imprescindible en esa esquina concreta. Sin él, no existiría la esquina.

El hombre siempre está al sol —creo que incluso en los días nublados él sabe encontrar un sol propio al que asomarse— sentado en el exterior de una cafetería junto a un frío café a medio consumir y un puro apagado.

Allí no se mueve nadie. Ni a las 8 de la mañana ni a las 11 del mismo día. Si acaso el sol, y no queda claro que se desplace ante esta situación. El café siempre está a mitad del vaso de cristal de Duralex, el puro nunca se acaba de consumir y el señor mira siempre hacia delante, que es su futuro pero no es el futuro.

No sé qué piensa, pero estoy seguro que piensa. Y el café quiero comprender que es diferente cada día, y que no es el medio café repetitivo y helado que aparente ser un café. El puro lo chupa.

La soledad es parte de la imagen. En aquella esquina no hay velador de cafetería. Esa mesa de aluminio gris es para él. La silla de ruedas la trae el cliente de casa. El puro está más veces en la boca que en la mano. Nunca nos mira, pero siempre está mirando.

Yo cada vez que paso por la esquina observo para ver si sigue allí. Sé que un día no estará. Y ese momento será de incertidumbre. Volveré a mirar varios días más por si es gripe. Y un día sé que la propia cafetería retirará la única mesa de su esquina. Todo será mucho más aburrido.

El futuro nos está esperando. Pero hay que pelearlo

No todos tenemos derecho a tener un futuro aceptable. Depende del momento y de las fuerzas con las que peleemos por conseguirlo. El futuro está reservado a los mejores luchadores. El resto no se quedan ni en el pasado, simplemente se quedan hundidos. ¿Quieres luchar por tu futuro? Por el tuyo, solo por el tuyo. Con eso ya es suficiente.

Todo es relativo. Incluso lo relativo es relativo

Todo es relativo. Incluso lo relativo es relativo.

No somos elefantes porque no han querido los humanos que fuéramos elefantes. ¿O en realidad somos elefantes disfrazados de humanos?

Nota.: La viñeta es del genial Quino

Luchemos por que estén más formados. Y serán libres

El poder se ha hecho la misma pregunta y llegó hace más de un siglo a la respuesta perfecta. Si logramos que las personas no tengan cultura suficiente, formación para entender lo que se les explica, no saldrán de su pobreza y serán mucho más fácilmente manipulables. Los esclavos siempre son personas sin suficiente información y formación.

Así que sin duda, si quieres explicar El Capital a la sociedad más necesitada de que lo conozca y sepa que hay otras formas de entender la sociedad, empieza por lograr que tengan un nivel formativo y cultural más elevado, algo sencillo dada la base de la que partimos, algo muy complejo pues a los poderes del dinero no les interesa que lo consigas.

Nota.: La viñeta de Chumy Chumez es de los años 70.


Nunca llueva a gusto de los pobres

También somos capaces de admitir que nunca llueva a gusto de todos. Pero en este caso es lógico suponer que por otros motivos. Siempre unos tenemos que sujetar los paraguas por obligación y otros se dedican a disimular.

Nota.: La viñeta es del genial El Roto